Información General


Clima

Clima de montaña 

La accidentada orografía que presenta el territorio montañoso de Guadarrama, explica que las condiciones climatológicas que aquí se observan difieran bastante de las que caracterizan los espacios de meseta adyacentes.

En líneas generales, se podría señalar que la altitud de la Sierra produce un aumento significativo de los fenómenos de condensación en las masas de aire húmedo que ascienden por las laderas y, en consecuencia, de las precipitaciones en cotas altas, situación que es claramente observable durante los meses de primavera, otoño e invierno; no así durante el estío, momento del año en el que la montaña comparte la aridez de los territorios de su entorno. 

Otra particularidad de los sectores más elevados de la Sierra es que reciben durante el invierno una considerable cantidad de precipitaciones sólidas en forma de nieve. Esta realidad constituye un hecho muy importante desde el punto de vista ambiental, hidrológico (recarga de acuíferos, alimentación de los cursos fluviales y en último térmono, de los embalses durante la primavera, etc.) y paisajístico, con el cambio cromático que la nieve introduce.