Turismo en la naturaleza


Árboles singulares

Guadarrama cuenta con un excelente patrimonio medioambiental que reúne excepcionales ejemplares de árboles y arboledas singulares de extraordinaria belleza y rareza. 

 

Las arboledas que se encuentran en el Catálogo de árboles singulares de la Comunidad de Madrid son: el bosque de pinos laricios del Valle de la Hilera, con ejemplares de más de quinientos años, la gran Olma de la Plaza del Ayuntamiento, uno de los pocos ejemplares que ha conseguido resistir a la grave enfermedad de la grafiosis y los enormes pinos silvestres de La Pinosilla o los grandes fresnos de la Dehesa de Abajo

PINOS DE LA PINOSILLA

Descripción

El pino silvestre es una de las especies arbóreas más abundante en toda la sierra de Madrid. En su mayor parte se presenta de forma natural aunque en algunos lugares ha sido favorecido mediante repoblaciones. Lo más característico de esta especie es el color anaranjado de su corteza y sus piñas de pequeño tamaño. Los pinos de la Pinosilla son ejemplares monumentales considerados entre los de mayores dimensiones dentro del territorio madrileño. Su cercanía a la fuente de la Pinosilla y el lugar en donde crecen, con gran abundancia de agua, humedad, suelo profundo y sin competencia de otros ejemplares, ha favorecido unos crecimientos mayores a los que encontramos en esta zona. Estos árboles han sido respetados durante más de 200 años por proporcionar abrigo y sombra al ganado y a los caminantes que han descansado bajo sus copas 

OLMA DE GUADARRAMA

Descripción

Esta singular olma constituye una magnífica representación de los olmos de los pueblos castellanos por combinar cultura, historia y naturaleza. Su porte majestuoso y globoso llena de vida la plaza donde se encuentra. Junto a ella se ha colocado recientemente un cartel indicativo con sus características y singularidad.

Se cree que nació a finales del s XIX, alrededor del año 1882, sustituyendo posiblemente a un antiguo ejemplar. Con 129 años en sus ramas ha acompañado durante todo este tiempo a los habitantes de Guadarrama en su quehacer diario, siendo el centro de todas las miradas. Ha presenciado y salido airosa de complicadas situaciones como la pavimentación de la Plaza del Ayuntamiento y la carretera, y de la propagación de la grafiosis, que ha acabado con la mayoría de los ejemplares de olmo de la Península Ibérica, Europa y Norteamérica. Todos los años, durante la primavera y el otoño, se le aplica un tratamiento preventivo, con el objetivo de mantenerla en perfecto estado y evitar posibles afecciones que debiliten su salud y la hagan más vulnerable a esta mortal enfermedad.

PINOS PLATEADOS DEL VALLE DE LA HILERA

Pinos plateados

Descripción

En este pequeño y peculiar bosque existen alrededor de 30.000 ejemplares de pino laricio, de los cuales tan solo 200 son los de mayor dimensión y longevidad. Su prolongada exposición al viento y a la nieve provoca que la forma de algunos de ellos se asemeje a la de los bonsais, con copas achaparradas y portes en bandera. La característica más evidente del pino laricio, y lo que le distingue fácilmente de otras especies, es el color plateado de su corteza, sobre todo cuando inciden sobre ella los rayos del sol. Sus acículas son mucho más cortas que las del pino resinero y sus piñas se caracterizan por ser de menor tamaño y similares en forma a las del pino silvestre. Su madera, es de muy buena calidad, dura y resistente y fue utilizada para la construcción de la "Armada Invencible" y para la viguería de los tejados del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Sus troncos son gruesos, rectos y de gran tamaño, pudiendo alcanzar los 40 metros de altura en las zonas más idóneas para el crecimiento de esta especie.

 

Además de estas tres arboledas descritas, Guadarrama cuenta con otros árboles y arboledas singulares, que podrá consultar y recorrerlos con detenimiento en el siguiente enlace:

Ver más información